Riesgos trabajando en una cocina

Riesgos trabajando en una cocina

De la rapidez y de la calidad de los Primeros Auxilios recibidos dependen, en buena medida, el estado y la evolución de las lesiones derivadas de un accidente. En JG Valencia pensamos que conocer los suministros de primeros auxilios y procedimientos en la cocina es necesario para mantener a los empleados y a los clientes seguros y sin lesiones. Dos de los aspectos más peligrosos de la cocina son el fuego y los cuchillos.

Lesiones comunes

Las lesiones más comunes en la cocina incluyen cortes, quemaduras, contaminación del ojo, reacciones a la limpieza de productos químicos, cataratas y enfermedades de los alimentos contaminados o mal cocidos.

Consejos sobre el cuchillo

Toma un enfoque proactivo para eliminar las heridas de cuchillo. Siempre deben estar afilados y colocados en un dispositivo adecuado de soporte o almacenamiento, en lugar de flotando en un cajón. Nunca dejes los cuchillos sueltos en el lavavajillas y que no apunten hacia el cuerpo.

Prevención/Solución

Deben tomarse medidas preventivas para reducir el riesgo de lesiones en la cocina. Ayuda a proteger a los usuarios de la cocina limpiando los derrames inmediatamente, no combinando nunca productos químicos de limpieza, mantenimiento los líquidos inflamables fuera de la cocina y no sobrecargando los enchufes eléctricos.

Las contusiones y las heridas son los daños más frecuentes que producen los accidentes laborales. La eficacia de los primeros auxilios marcará en gran medida su evolución, así que su empresa deberá establecer un buen protocolo para saber actuar cuando se produzcan.

Lo primero que debe hacer cuando se produce una contusión o una herida es determinar su gravedad para saber cómo actuar. En el caso de contusiones y heridas de gravedad, siempre se llamará a los servicios sanitarios para que presten al herido la atención que requiera. Si, por el contrario, las contusiones son de carácter leve o moderado se actuará de la siguiente forma:

1. Contusiones. Son lesiones producidas por un golpe o por el impacto de un objeto contra la piel que no produce una herida porque no llega a rasgarla. Para tratar una contusión se debe aplicar hielo o compresas frías para controlar la inflamación y la aparición de hematomas y mantener en reposo la zona afectada. Lo que nunca se debe hacer es masajear, frotar o vaciar los hematomas ni aplicar cremas o pomadas, para evitar las reacciones alérgicas. Lo más apropiado es aplicar un spray refrigerante que produce ejerce una acción calmante y analgésica.

2. Heridas. Son las lesiones que rompen la piel, principalmente por golpes, cortes o por abrasión. Las heridas pueden ser incisas (causadas por objetos cortantes), contusas (por un objeto sin punta) o mixtas, con arrancamiento, desgarro, etc.

Si las heridas son simples o superficiales el tratamiento es el siguiente:

• Lavarse las manos con abundante agua y jabón.

• Limpiar la herida, partiendo del centro al exterior, con jabón o spray antiséptico.

• Si hay cuerpos extraños (tierra, restos de tejido…) intentar quitarlos durante el lavado.

• Colocar un apósito o vendaje compresivo.

• Si no sangra y no hay riesgo de infección, dejar la herida al aire libre.

• Es recomendable que el trabajador acuda al centro médico para recibir la vacuna antitetánica.

Advertencia

Aunque muchas lesiones de cocina como cortes, contusiones, caídas y quemaduras leves no requieren atención médica o pueden tratarse en casa o en la empresa con un botiquín de primeros auxilios, todas las lesiones deben examinarse cuidadosamente para determinar si el tratamiento médico profesional es necesario.

Todos los Comentarios

Leave a Reply